Para ser un gran diseñador, debes ser creativo. Pero, ¿sabías que junto con la gran cantidad de habilidades de diseño técnico que ya podrías poseer (como composición, teoría del color y dominio del software) necesitas algo llamado «habilidades blandas» ó «soft skills»? Y al igual que conocerse Photoshop, son fundamentales para tu éxito.

¿Qué son los «soft skills» o «hábilidades blandas?

Soft Skills, son el conjunto de características que nos hacen destacar como buenos profesionales. Son los talentos que hacen que sepamos comunicar correctamente, dirigir un grupo de personas, solucionar un conflicto entre compañeros o saber motivar y realizar una escucha activa, haciendo así, que el profesional sea un punto de integración en la empresa aportando valor a la misma.

La buena noticia es que estas habilidades en su mayoría ya están arraigadas. Incluso si eres un diseñador nuevo, puedes aprovechar las habilidades sociales de tus experiencias y roles de vidas pasadas. Otros pueden no ser tan naturales, pero puedes, y deberías, trabajar en ellos si deseas desarrollarte tanto profesional como personalmente.

Hoy hemos reunido las habilidades sociales más importantes para perfeccionar y llevar tu carrera de diseño independiente al siguiente nivel.

1-  Comunicarse de manera eficiente y efectiva

El diseño es fundamentalmente una forma de comunicación, ya sea para comunicar ideas a través de texto y visuales, o para resolver problemas complejos con colores y formas.

Pero el buen diseño no se detiene en el producto en sí mismo. Dirigir un negocio de diseño independiente requiere una comunicación efectiva de principio a fin, y a menudo incluye tratar con muchas partes interesadas con diferentes opiniones. Entonces, ¿cómo es que los diseñadores más exitosos se mantienen frescos y comunicativos?

Comienza mucho antes de que comiences el proyecto, asegurándote de que comprendes a fondo el resumen y las necesidades de tu cliente. Sé consciente de lo que está entregando y cuándo, al crear un documento que describa las fechas de retroalimentación, vencimiento y cualquier otra especificación.

Al mismo tiempo, debes comunicar claramente tus propios términos y requisitos. Estos pueden ser desde tu horario de trabajo habitual, tu método preferido de recopilación de comentarios o las mejores formas para que tu cliente se comunique contigo. Al establecer el tono y las expectativas por adelantado, facilitarás la solución de problemas más adelante. ¡Y te verás más profesional!

En resumen: Una comunicación clara por adelantado, y en cada reunión, correo electrónico o llamada se asegurará de que tenga todo lo que necesita para hacer lo que mejor sabe hacer: producir un excelente diseño.

2- Sé alguien con quien sea fácil de trabajar

Todos hemos experimentado clientes difíciles cuyas llamadas telefónicas temíamos, solicitudes de revisión que aparecen de la nada, partes interesadas que salen en el último minuto y miembros del equipo que no cumplen lo que prometen. Sin embargo, por irritantes que sean otras personas, debes asegurarte de ser un profesional constante.

Están los detalles, como la entrega a tiempo y breve. Pero siempre trata a las personas con respeto. Se necesita paciencia, comprensión y, en última instancia, experiencia. Y la mayoría de las veces, todos están tratando de hacer lo mejor posible en su trabajo.

Siempre tienes la opción de no volver a trabajar con un cliente exigente, pero eso no significa que tengas que quemar un puente en el proceso. Esa es la belleza de trabajar para ti mismo. Y cuando tienes la reputación de ser alguien con quien es fácil trabajar, nunca te faltarán clientes.

En resumen: Tener la actitud correcta. Eso es lo que te prepara para construir buenas relaciones con tus clientes.

3- Confía en ti y en tus háblidades

Confiar en uno mismo es una habilidad  increíblemente importante para nuestro desarrollo como diseñadores.

Significa, sobre todo, saber lo que vales para que puedas cobrar los precios que te mereces. Cuando llegan solicitudes irrazonables, es la confianza la que te da la fuerza para mantenerte y no bajar tus precios. Recuerda  respetarte a ti mismo y a tu trabajo, y no ir por debajo del presupuesto límite si crees que no vale la pena.

¡Finalmente, la confianza te permite salir de tu zona de confort y experimentar (dentro de lo razonable)! Sin miedo, experimenta y prueba cosas nuevas. Contribuye con distintas, ideas y enfoques a la hora de comunicarte con el cliente.

En resumen: Se te paga no solo por hacer lo que te dicen, sino por traer tu experiencia y conocimientos a la mesa, así que ponlo en práctica.

4- Da y recibe comentarios valiosos

Puede ser doloroso cuando alguien critica el trabajo en el que has pasado horas y en el que crees apasionadamente, pero no siempre tiene que ser así. Puedes entrenarse para recibir comentarios constructivos simplemente cambiando tu pensamiento y recordando que cada crítica es una oportunidad para crecer y aprender.

No es suficiente ser bueno para absorber la retroalimentación, también debes sentirse cómodo dándola. Una habilidad que los diseñadores deben aprender, es sentirse cómodos al dar y recibir comentarios. Al recibir retroalimentación, se aconseja a las personas que entiendan que quien está comentando solo tiene buenas intenciones sobre el proyecto y no está tratando de menospreciar su arduo trabajo.

En resume: Al final del día, muchas de nuestras ansiedades surgen de la idea de que la crítica es «mala» o «buena». No dejes que este pensamiento retorcido te detenga. En cambio, recuerda que la crítica es esencial para mejorar aún más tu trabajo y tus proyectos futuros.

 5- Mantente curioso y humilde

Incluso los diseñadores más experimentados nunca dejan de aprender. Las cosas cambian, las tendencias evolucionan y cada proyecto presenta un conjunto diferente de desafíos. Así que ve con la corriente. Solo cuando dejas de lado tu ego puedes realmente abrir los ojos y la mente a perspectivas y posibilidades inesperadas. Nunca sabes dónde terminarás cuando lo hagas.

La habilidad más importante que todos deberían esforzarse por dominar es aprender a aprender. Ninguna persona tiene todas las respuestas en una industria que cambia todos los días, por lo que la capacidad de buscar recursos, información y soluciones de manera eficiente es vital para avanzar en nuestro conocimiento.

Manténte al tanto de las últimas tendencias y técnicas de diseño suscribiéndote a boletines informativos, leyendo artículos relevantes y tal vez encontrando un podcast o dos para escuchar. Si algo realmente resuena contigo, ¡Síguelo!

En resumen: Sé abierto a las opiniones de los demás y mantente curioso. De esa manera, estarás alerta en una industria en evolución y te divertirás en el camino.

6- Practica la resiliencia

¿Qué es resiliencia?

«Es la capacidad de adaptación de un ser vivo frente a un agente perturbador o un estado o situación adversos” Wikipedia.

Dirigir un negocio de diseño independiente es un trabajo duro. Incluso cuando sientes que ha alcanzado un cierto nivel, pueden surgir nuevos desafíos de la nada. Pero son los pequeños momentos, la libertad de crear, un buen cliente o un proyecto, lo que al final del día hace que el viaje valga la pena.

Un aspecto te ayudará en tu camino es ser paciente.

Los freelancers exitosos reconocen las inevitables dificultades y eligen enfocarse en el panorama general, en lugar de ser derrotados por cada problema o traba en el camino.

¿Qué tan bien te recuperas de un diseño fallido? ¿Una crítica pesada, y quizás mala, de un proyecto? ¿Cómo manejas las largas noches, con poco o nada de sueño para cumplir con una fecha límite? ¿Qué pasa con la dificultad con las herramientas o la tecnología, o incluso con los proveedores? La capacidad de recuperación te permite perseverar, y debemos recordar constantemente lo valioso que es esto.

Esta puede ser la habilidad blanda más crítica de todas. Así que respira profundamente, apóyate en tus sistemas de soporte y mantén la cabeza en alto.

¿De cuántas de estas habilidades blandas te sientes seguro? ¿Dónde ves una oportunidad para crecer? Reflexiona sobre lo que falta en tu caja de herramientas de «soft skills» y busca formas de practicarlas para que puedas convertirte en un diseñador más fuerte y exitoso.

Escribe un comentario

Pin It