El Síndrome del Impostor

¿Sabes si sufres del síndrome del impostor? Hagámos un diagnóstico rápido, comprueba si los pensamientos a continuación se te hacen familiares:

«No soy lo suficientemente [email protected] en lo que hago, lo suficientemente original, y realmente hay muchos diseñadores que son mejores que yo…»

«No soy como el resto de diseñadores/ilustradores/fotógrafos, y mejor no digo nada porque en algún momento los demás se van a dar cuenta»

«Mis logros hasta el momento son tan pocos y con la edad que tengo ya tendría que haber conseguido mucho más…»

Si esto es lo que pasa por tu mente, es posible que tengas el «síndrome del impostor».

Orígenes

El fenómeno del impostor fue descrito por primera vez en la década de 1970 por psicólogos clínicos que trabajaban en una universidad para mujeres, después de que se dieron cuenta que una gran parte de los estudiantes se sentían nerviosos por su éxito académico y estaban preocupados de que sus verdaderas capacidades quedaran expuestas. Desde entonces, es evidente que los hombres y mujeres en todos los ámbitos de la vida experimentan el síndrome del impostor: de hecho, una estudio reciente sugiere que alrededor del 70% de nosotros pasará por un período de estas dudas al menos una vez en la vida.

Lo frustrante es que todas las personas con síndrome de impostor creen que son los únicos que se sienten inseguros. La verdad es que todos nos sentimos inseguros. Pero lgunos de nosotros somos más conscientes de ello que otros.

Los Creativos son Más Vulnerables

Síndrome del Impostor

Parece ser que el síndrome pueda afectar particularmente a quienes trabajamos en industrias creativas. En nuestro mundo hay un mito generalizado de que hay una minoría de súper triunfadores que nacen con un don mágico, mientras que el resto de nosotros los mortales luchamos con nuestros talentos comunes. Para un creativo que ha disfrutado de éxito, es comprensible que él o ella se preocupe especialmente de que esto se haya basado en la suerte o el esfuerzo en lugar del verdadero talento creativo.

Desventajas del síndrome del impostor

Desafortunadamente, una nueva investigación ha comenzado a mostrar cuán dañino puede ser el fenómeno «Imposter» para las carreras. Investigadores de la Universidad de Salzburgo encuestaron recientemente a más de 200 profesionales y encontraron que aquellos que experimentaban el síndrome solían cobrar menos, tenían menos probabilidades de haber ganado promociones y, en general, estaban menos satisfechos con su trabajo y menos comprometidos.

Estrategias

Afortunadamente, la investigación en psicología también ha revelado mucho sobre la mentalidad y los comportamientos de las personas que padecen el Síndrome del Imposter típico y en base a estos conocimientos, te sugerimos las siguientes estrategias simples para ayudar a reducir tus sentimientos de Imposter y proteger tu carrera.

Síndrome del Impostor

1. Aprende a ser un perfeccionista sano.

Los perfeccionistas sienten una intensa presión para triunfar y lograr. El problema tanto con el perfeccionismo como con el síndrome del impostor es que tu autoestima se ve envuelta en tus logros y no en quién eres.

Las personas que muestran un perfeccionismo excesivo temen al fracaso, temen a las críticas, odian cometer errores, se enojan por errores pasados ​​y se preocupan demasiado por decepcionar a otros. Puedes contrarrestar esto intentando desarrollar un enfoque sano de perfeccionismo, que consiste en esforzarte por hacerlo lo mejor posible, por ti mismo, no por la aprobación externa; y no preocuparse excesivamente por errores o contratiempos.

2- Aceptación y ser uno mismo.

Acepte que no lo sabes todo, no se supone que sepas todo y nunca lo sabrás todo. Nadie lo sabe todo y está bien.

Sócrates dijo: «La única sabiduría verdadera es saber que no sabes nada»

Por lo general, los que hablan como si lo supieran todo, en realidad saben muy poco y aprenden aún menos.

Siéntete cómodo sabiendo que el síndrome del impostor es un tormento de la gente inteligente (y tú eres uno de ellos)

No te avergüences de hacer preguntas cuando no sabes algo. Estamos en este mundopara aprender y eso es lo más importante. Aprender. No para demostrar a todos que ya lo sabemos todo o para explicarles a los demás por qué aún no saben algunas cosas. No sabes todas las cosas, eso es todo. Si los demás se burlan de ti por no saber cosas, te dice más sobre su carácter que sobre tu inteligencia. Si alguien siente la necesidad de humillar a otro por «no saber», ellos mismos están luchando con algunas cosas.

No tengas miedo de ser tú mismo. Tú eres suficiente. Tratar de mantener algún tipo de «apariencias» solo te hará ver como un bicho raro porque es muy visible que te estás esforzando demasiado. Otras personas no se relacionarán contigo cuando no estás siendo auténtico. Así que comparte tu miedo y cómo te sientes con tus amigos y compañeros de trabajo. Es posible que te sorprendas de que ellos también se sientan de la misma manera y que ese sentimiento mutuo los una en un nivel distinto.

3- Enorgullecete tus logros.

Recuerda mirar hacia atrás en tu viaje y felicítarte por los difíciles obstáculos que has superado.

Necesitamos celebrar nuestros logros porque son nuestros y trabajamos duro en ellos. Tenemos que sentir que los merecemos y merecemos estar contentos con ellos.

Visualizate siendo feliz de alcanzar tu meta es una parte importante para que esta se haga realidad. Las emociones son poderosos motivadores y la visualización la herramienta perfecta. Celebra las pequeñas victorias y celebra las grandes. Así que el último consejo: visualízate haciéndolo, y cuando lo hagas, ¡celebra!

Y la próxima vez que recibas un cumplido, simplemente haz una pausa de tres segundos antes de responder y disfruta de la sensación de ser reconocido por un trabajo bien hecho. Luego, responde con un: «¡Gracias!» ó «Aprecio eso» y sigue adelante.

descubra que nada fue fácil.

4- Combate los juegos mentales.

Cuando crecemos, nos enfrentamos a mucha negatividad. A veces empezamos a creer que esa negatividad  no se puede evitar y se convierte en una forma de hablar con nosotros mismos. Se llama voz interior negativa y te dice: «No eres suficiente, no eres lo suficientemente bueno, no puedes hacer esto, ¿por qué incluso intentarlo?»

Incluso si no has enfrentado mucha negatividad, tal vez haya habido una falta de ánimo en tu vida. Tal vez ninguno de tus padres, maestros, amigos, socios, compañeros de trabajo y/o empleadores nunca te dieron el suficiente crédito. Todos necesitamos comentarios positivos y, si no lo obtenemos, empezamos a dudar de nosotros mismos (sin ninguna razón lógica). Perdemos la creencia en nosotros mismos. Cuando esto sucede, tenemos que convertirnos en porristas para nosotros mismos.

Las afirmaciones positivas funcionan cuando se detiene la conversación interna negativa y se reemplaza lentamente por positivo: «¡Ya fue suficiente, puedo hacer esto!».

5- Conviértete en un experto.

Averigua qué es lo que amas. «Me encanta hacer fotos». Entonces estudialo. Conviértete en un investigador serio. No escuches a los detractores. Averigua cuáles son las cosas que necesitas saber. Trabaja en estas cosas hasta el punto de que nadie esté dispuesto  a cuestionar tu experiencia sobre el tema. Lee, escribe ensayos al respecto. Luego dilo en voz alta: «Soy un experto en fotografía». Luego escríbelo en tu currículum y perfil de LinkedIn. Decirlo te hace sentir más cómodo y te acostumbrarás. Decirlo, lo hará realidad.

6- No te compares con otros.

Nos encontramos rodeados de más personas de alto rendimiento. Esto hace que sea cada vez más difícil sentirse especial, y además, es fácil asumir que todos los demás llegaron a través de talento sin esfuerzo, en comparación con nuestra propia combinación de suerte y esfuerzo agotador. Sin embargo esto es una ilusión. En realidad, los diseñadores/ilustradores más impresionantes han estado en algún momento en tu lugar.

Puede parecer que algunas personas pueden tener éxito sin esfuerzo, pero la verdad es que todos enfrentan desafíos y luchas que son únicos y que solo ellos conocen.

Utiliza el trabajo de otras personas como motivación para ser mejor, aprender más y abrir tu propia perspectiva.

Valora tus propias fortalezas y respeta tu potencial, y verás que tiene mucho que ofrecer.

7. Enfocate en proporcionar valor.

El síndrome del impostor ocurre mucho cuando solo estás enfocado en ti mismo. Pero cuando realmente intentas proporcionar valor a tu comunidad o ayudar a alguien más, descubrirás que realmente está haciendo una diferencia. Considera nuevas formas en las que puede ayudar, cómo enseñando lo que sabes, abriendo un canal de Youtube o un blog.

También puedes ayudar a un amigo o familiar con algún proyecto pequeño, esto te recordará tus fortalezas y el valor que puedes agregar a la vida de otras personas. Pónte en contacto y ofrece ayudar a otros, incluso si solo se trata de hacer algo simple para ellos.

Ted Talk Sobre el Síndrome del Impostor

Para los que quieren profundizar en el tema, el Ted Talk de Amy Cuddy ,es muy recomendable. Ella comparte su investigación sobre la construcción de la autoconfianza y su experiencia personal de superar el Síndrome del Impostor.

PD. Recuerda que en todos los TED Talks puedes activar los subtítulos en español en la parte inferior derecha del video. Y también que tenemos un post especial de 20 TED Talks para diseñadores y creativos .

Conclusión

Inspírate con las historias reales de las personas, no dejes que la edad, el género u otras características te impidan cumplir tu sueño. El talento es un mito y detrás de él, hay un interés, una pasión y una gran cantidad de trabajo duro. Así que encuentra tu pasión y trabaja duro, nunca tires la toalla, aprende de las fallas y cambia las reglas si estas no te ayudan a mejorar.

Escribe un comentario